¿Qué son los alimentos en conserva?

Los alimentos en conserva son el resultado de manipular ciertos alimentos con el objetivo de retrasar el deterioro de los mismos. Se trata de una práctica muy común, sobre todo durante los meses de verano. Lo más recomendado es consumir alimentos frescos, de temporada y comprar solo aquellos alimentos que sepamos que vamos a consumir, pero conocer esta práctica resulta bastante interesante ya que nos puede salvar en más de una ocasión y también nos ayudará a reducir el desperdicio alimentario. A continuación hablaremos de las técnicas más comunes para conservar nuestros alimentos, pero antes de empezar es necesario tomar una serie de medidas para evitar correr riesgos.

  • Elige productos de calidad
  • Mantén la zona de trabajo limpia
  • Escoge muy bien los botes que vas a usar. En el caso de conservas que van a mantenerse a temperatura ambiente es preferible usar botes de cristal
  • Deja siempre un poco de espacio en los botes para que haga vacío, no los llenes al completo
  • Si la conserva va a mantenerse a temperatura ambiente es importante, al acabar, hervirla durante aproximadamente 10 minutos con el objetivo de destruir las bacterias

TIPOS DE CONSERVACIÓN

  • Congelar

Se trata de la práctica más común y sencilla. Es perfecta para alimentos crudos (carne, pescado, verduras…) o platos ya preparados que no vamos a consumir en un corto período de tiempo. Al congelarlos se detiene la proliferación de microorganismos, manteniéndolos en buen estado durante mucho tiempo. Es importante saber que esta técnica ayuda a alargar la vida de nuestros alimentos, pero no es eterna. Dependiendo del alimento tendrá un tiempo máximo para consumirlo, no superando en la mayoría de casos el año.

Si se van a congelar alimentos cocinados que estén calientes (caldos, purés…) es importante dejarlos enfriar primero en la nevera.

  • Al vacío

Conservar un alimento al vacío es una práctica que ha ido cobrando cada día más adeptos. Para esta práctica necesitaremos contar con una máquina de vacío o envasadora al vacío. Se trata de introducir los alimentos en una bolsa y extraer el aire de la misma, esto permitirá mantener el alimento en perfectas condiciones ya que la ausencia de oxígeno evita que proliferen los microorganismo y alarga la vida del alimento durante mucho tiempo. Se trata de una práctica bastante interesante ya que, además de ser muy sencilla nos permitirá almacenar los productos ocupando un menor espacio que con la técnica de congelación, ya que con esta se suelen emplear recipientes más grandes.

  • Deshidratar

La técnica de deshidratación consiste en reducir al máximo la cantidad de agua que se encuentra en un alimento para su mejor conservación. Al eliminar el agua, eliminamos la posibilidad de que proliferen microorganismos que deterioren el alimento. Existen diferentes formas de deshidratar un alimento. La más natural es la de exponer el alimento al sol, una práctica que hemos visto mucho para deshidratar los tomates. Otra práctica es la de introducir los alimentos en el horno a una temperatura baja-muy baja. La última y más actual, es con la ayuda de un horno deshidratador.

  • En salazón

Esta técnica es, sin duda, una de las más antiguas y se usa en su mayoría para la conservación de pescado. Se trata de una técnica en la que se realiza una deshidratación parcial del alimento. Para ello añadimos el pescado entre diferentes capas de sal y dejamos que repose.

  • En aceite

El aceite no es un alimento conservante pero tiene efecto aislante, haciendo de “barrera” entre los alimentos y los microorganismos que los deterioran. Para una correcta conservación de los alimentos estos deben estar cocidos previamente. Las técnicas de conservación en aceite más conocidas son en escabeche y la inmersión. La inmersión se basa en cocinar el alimento y sumergirlo por completo en aceite de oliva. Después, cerramos el tarro herméticamente para evitar su deterioro.

  • En escabeche

Para conservar un alimento en escabeche debemos introducirlo en una mezcla que se hace con vinagre, aceite de oliva, hojas de laurel, pimienta negra, ajo y sal. Aunque la receta clásica tiene unas cantidades indicadas, actualmente las cantidades que se emplean para la elaboración van en función de las preferencias de cada persona. Existen diferentes tipos de escabeche en función del tiempo que queramos tener el alimento en conservación. En el caso de una larga conservación, deberíamos preparar el escabeche y el ingrediente principal por separado y mezclarlos posteriormente en frío (consumir en un plazo máximo de 15 días). En el caso de querer una corta conservación, el escabeche y el ingrediente principal se cocinarían juntos (consumir en un plazo máximo de dos días).

  • En vinagre

El vinagre es ácido, y el ácido ayuda a reducir la aparición de microorganismos. Se trata de una técnica muy interesante para usar en alimentos de baja acidez como son los pepinillos, aceitunas, cebolla, ajo, entre otros. El vinagre más recomendado es el blanco. Los alimentos deberán estar completamente sumergidos en la mezcla para conservarse adecuadamente.

  • En azúcar

También conocida como almíbar, se trata de una de las técnicas más conocidas para conservar frutas y verduras. Según la RAE el almíbar es “azúcar disuelto en agua y cocido al fuego hasta que toma consistencia de jarabe”. La cantidad de azúcar que se añade a la mezcla debe ser alta para prevenir la fermentación. Es importante tener la fruta y verdura lavada antes de conservarla.

Volver
Artículos Recomendados
Mostrando 2 comentarios
  • Ana Ramos Requena
    Responder

    Como me hago la tarjeta amiga?

    • Spar Sureste
      Responder

      Hola Ana, la Tarjeta Amig@ es completamente gratuita y puedes solicitarla en cualquiera de nuestros supermercados.En nuestro apartado “Tarjeta Amig@” tienes más información sobre todos sus beneficios.

Deja un comentario

*