¿Qué es la VITAMINA D y para qué sirve?

La Vitamina D es un nutriente esencial para el buen funcionamiento de nuestro organismo. Entre sus principales funciones se encuentra:

  • Contribuye a la salud de los huesos
  • Facilita la regulación hormonal
  • Mejora el sistema inmune
  • Ayuda a mejorar nuestra concentración y memoria
  • Mejora la salud del corazón
  • Protege contra el cáncer
  • Mantiene los niveles de azúcar

El déficit de esta vitamina conlleva, en muchos casos, dolor muscular y cansancio. Por eso es muy importante mantener los niveles de Vitamina D de nuestro organismo.

¿Dónde podemos encontrarla?

La principal forma de sintetizar la Vitamina D de nuestro cuerpo es la exposición al sol. La exposición recomendada es de 1-20 min (exposición responsable). Sabemos que el mal tiempo y la situación de confinamiento que estamos viviendo actualmente puede dificultar que podamos salir a tomar el sol, por eso es esencial mantener una dieta sana y equilibrada. En los casos en los que se disponga de terrazas, patios o balcones, es recomendable salir un rato durante el día para poder absorber correctamente esta vitamina.

Otra fuente de Vitamina D es a través de los alimentos. ISIN (International Society for Immunonutrition) recomienda una ingesta de 10 μg – 100 μg/día. Afirman, que existe evidencia científica sobre los beneficios que una buena alimentación puede tener en nuestro sistema inmune, haciendo especial hincapié en el consumo de frutas y verduras, beneficiosas por su poder antioxidante y nutrientes asociados. Los alimentos ricos en Vitamina D son:

  • Pescado azul (salmón, sardinas, atún, caballa o anchoas en aceite)
  • Yema de huevo
  • Lácteos
  • Champiñones
  • Cereales fortificados. Los productos fortificados son aquellos que han recibido un aporte adicional de vitaminas, minerales, proteína y ácidos grasos para hacerlos más completos, ya que durante el proceso de producción muchos alimentos pueden perder sus nutrientes naturales.

Es conveniente combinar estos alimentos ricos en Vitamina D con otros que ayuden a fortalecer el sistema inmunológico, como los alimentos ricos en Vitamina C, Vitamina E o Zinc. En una entrada anterior de nuestro post podréis encontrar una lista de alimentos antioxidantes ricos en estas vitaminas. En muchos casos, cuando los niveles de Vitamina D son muy bajos, se recomienda el consumo de suplementos. Estos siempre deben ser recomendados y prescritos por su médico y especialista de confianza.

 

Volver
Artículos Recomendados

Deja un comentario

*