Ejercicio en casa

Todos sabemos los beneficios que nos aporta practicar deporte de manera regular: aumenta nuestra confianza, mejora nuestra memoria, nos ayuda a bajar los niveles de estrés, nos ayuda a ser más constantes y disciplinados, nos ayuda a estar fuertes, entre otros.

A pesar de esto, son miles las excusas que llegamos a poner al cabo del día con el fin de no hacerlo. Debemos ser conscientes de que más allá del cambio físico que pueda producir llevar una rutina de ejercicio, son más los cambios que notaremos a nivel mental y de salud.

“La inactividad física es el cuarto factor de riesgo más importante de mortalidad de todo el mundo. Está demostrado que practicar una actividad física con regularidad reduce el riesgo de cardiopatías coronarias y accidentes cerebrovasculares, diabetes de tipo II, hipertensión y depresión. Además, la actividad física es un factor determinante en el consumo de energía, por lo que es fundamental para conseguir el equilibrio energético y el control del peso.” (OMS, 2018)

¿Cómo empezamos?

Lo primero que debemos hacer es marcarnos una rutina para finalmente convertirla en un hábito. Para mantenernos motivados en este proceso debemos empezar con metas fáciles de alcanzar, e ir subiendo la intensidad poco a poco.

Una de las razones que suelen provocar que acabemos frustrados y abandonando nuestro objetivo es habernos marcado objetivos demasiado altos. Muchas veces, cuando decidimos empezar a practicar deporte, caemos en el error de apuntarnos al gimnasio y marcarnos rutinas demasiado exigentes. Esto hace que nos desanimemos y acabemos dejándolo.  Un consejo para no desanimarnos es empezar desde cero.

Deporte en casa

Empezar nuestras rutinas de entrenamiento en casa se convertirá en un aliado para nosotros ya que no requerirá un gran esfuerzo inicial. Solo vamos a  necesitar una esterilla. Si ya has practicado ejercicio anteriormente y quieres añadir un poco de intensidad puedes usar unas mancuernas. Lo ideal es que empieces con una rutina de 15 minutos, no te quitará mucho tiempo y te ayudará a crear esa constancia y disciplina que necesitas. Conforme vayas viéndote mejor, puedes aumentar a rutinas de 30-40 minutos. Tienes que ser consciente de que habrá días en los que te sientas mejor que otros, no te preocupes si un día no consigues hacer una rutina todo lo bien que querrías, lo importante es mantenerte constante y no desanimarte.

A continuación, dejamos unos links a rutinas de entrenamiento que pueden ser muy interesantes para empezar. Intenta ir combinando rutinas y variando los ejercicios para no perder la motivación:

También te recomendamos que eches un vistazo al perfil de Power Explosive o a su página web, te ayudará a formarte y a entender el deporte desde la parte más técnica.

Consejo: Si no puedes realizar ejercicio un día no pasa nada. Un truco para mantenernos activos es estar en continuo movimiento. ¿Cómo? Subir por las escaleras en vez de usar el ascensor, aparcar un poco más lejos e ir caminando hasta el trabajo, no estar sentados mucho tiempo, ir andando a los sitios…

Alimentación

El deporte siempre debe ir acompañado de una alimentación adecuada. Llevar un estilo de vida saludable te ayudará a sentirte mejor y a ser más eficiente en tus entrenos. Si quieres saber más te puede interesar nuestra entrada alimentación para deportistas o alimentación y deporte.

Síguenos en redes sociales para estar informado de todas nuestras novedades:

Facebook @sparsureste

Twitter @SparSureste

Fuentes

Volver
Artículos Recomendados

Deja un comentario

*