El cambio de temporada es, para muchos de nosotros, el momento perfecto para realizar una limpieza general del hogar. Pero organizar la casa puede convertirse en una tarea que nunca acaba si hemos ido acumulando más objetos de los que deberíamos. Sin duda, el cambio de armario es el número uno entre las tareas que más pereza y frustración nos provoca. Con los trucos que te mostramos a continuación organizar la casa se convertirá en una tarea fácil, sencilla y rápida.

 

1. Elimina todo aquello que no necesitas

Parece una tarea fácil, pero a veces puede complicarse más de lo que pensamos. En los últimos años han surgido métodos como el método Konmari o Marie Kondo que te ayudan, de una manera práctica, a desechar todo lo que realmente no necesitas, ayudándote a mantener una casa mucho más ordenada.  Esto esta muy ligado a una tendencia que ya os sonará y que cada vez tiene más adeptos, el minimalismo, un estilo de vida que promueve la idea de vivir únicamente con lo que realmente necesitamos. Si os interesa este tema os recomendamos el documental “Minimalism”, de Netflix, que aborda muy bien esta idea.

Una vez que hemos conseguido eliminar toda aquella ropa que llevamos años sin usar y objetos que ya no nos gustan o no nos sirven, debemos seleccionar cuáles de ellos se pueden donar, regalar o tirar en función de su estado.

2. Casilleros, cajoneras, cajitas… serán tus mejores aliados

Cestas, cajas, compartimentos, casilleros, cajitas… todo aquello que nos sirva para almacenar nos ayudará a mantener nuestra casa ordenada. En nuestra sección de bazar podéis encontrar un montón de estos complementos en diferentes tamaños y estilos. Lo ideal es agrupar nuestros objetos por familias: todos nuestros cinturones juntos, todos los objetos tecnológicos en el mismo compartimento (cargadores, cámaras…), etc. En el caso de la cocina, los alimentos se pueden agrupar de varias maneras (por grupos de alimentos, alimentos para el desayuno, para la cena…), esto irá en función de lo que más cómodo nos resulte. Un ejemplo de cómo podemos organizar nuestra despensa es añadiendo etiquetas a los tarros de los productos, de esta manera sabremos en un primer vistazo dónde se encuentran.

 

3. Menos es más

Tendemos a acumular cosas y abarrotar nuestras estanterías de objetos que nunca vamos a usar. Aunque la decoración de nuestro hogar es muy importante ya que refleja nuestra personalidad, esta no debería contribuir a causar caos visual. Intenta seleccionar los libros que más te gustan y el resto guárdalos en compartimentos, utiliza esos espacios que han quedado en la estantería para colocar alguna vela u objeto que te recuerde a tu último viaje. Mantén la mesita de noche siempre ordenada con aquello que realmente necesites. Con estos pequeños actos el aspecto de tu casa cambiará por completo.

 

4. Gana espacio

Si algo nos ha enseñado el método Marie Kondo es que podemos mantener nuestra ropa organizada de una manera útil y práctica. Al doblar la ropa de manera vertical y por colores conseguimos mantenerla organizada por mucho más tiempo ya que nos ayudará a ver más en un vistazo, pudiendo seleccionar la ropa que necesitamos sin desordenar el resto que encuentran en el cajón. En su instagram podéis ver cómo lleva su método a las diferentes estancias del hogar.

 

5. Dos por el precio de uno

En aquellas casas donde el espacio es limitado es muy práctico usar muebles con doble funcionalidad. Es el caso, por ejemplo, de camas con canapé, taburetes con almacenaje, sofás modulares con cajoneras, entre otros.

 

Volver
Artículos Recomendados

Deja un comentario

*